domingo, marzo 01, 2009

De lo complejo...


Debe ser difícil, lo sé


Ver el color ámbar del día transformar en ocre
perfilándose mi (su) rostro en tu (mi) atardecer


Debe ser difícil, lo sé


Ver desprenderse tus (mis) sueños cayendo
al precipicio de la verdad, de lo real
Mirar el firmamento y percibir el respirar
sentir con tristeza como se aleja, se va


Debe ser difícil, lo sé


Secar las lágrimas hechas de quimeras
condolerse tu (mi) corazón, dolerte (-me) el amor
dejar caer apesadumbrado (-a) el rostro en la almohada
no poder detener la vigilia que lleva mi (su) nombre


Debe ser difícil, lo sé


Ser tanto el congojo que enmudece el grito
y la esperanza de impaciencia ante el amor


Debe ser difícil, vaya que lo sé…


…Tu (mi) vida es el espejo de la mía (tuya) con un nombre
que no corresponde a tus (mis) letras
a un rostro que no corresponde a tus (mis) labios.

No eres (soy) el reflejo de mis (sus) sueños…
…quizá perdidos.

Lo lamento en verdad…




Y con todo: hay tanto amor aquí dentro…

3 comentarios:

IGNACIO dijo...

Debe ser difícil lo se
retener tanto amor,
y no saber con quien.
Debe ser difícil lo se
ser tan espontanéa
y querida a la vez,
valorar al otro/a,
la realidad ante tus ojos
y el precipio en la tierra
del que se cree conocer.

Debe ser difícil ya ves,
componer un poema,
y no nombrar al nombre
o el amor,
cuando tanto amor
retienes en tu interior,
debe ser difícl, ya ves,
escribir un poema,
sintiendo lo que escribes
como vivido por mí o por ella,
siendo tuyo, haciendolo
nuestro/a.

Esta poesía tuya tiene magia
a mis dedos hace florecer,
espontaneamente,
casi sin querer.

Florecen besos para tí Ingrid.

Maria Varu dijo...

Es difícil transformar el día en noche,
es difícil desprenderse de los sueños que alientan la esperanza,
es difícil respirar lo turbio de la tristeza,
las lágrimas y las quimeras que aprisionan el sentir,
y más difícil vivir la vida de un amor que no llegó a nuestros días,
a nuestros instantes,
siendo quizás un deseo aletargado
en nuestro vivir.
Y la vida sigue con sus días,
y los días nos traen sus noches,
y las noches se cubren de sueños...
pero quizás soñar es otra forma de vivir, que no aprendimos.

¡Amor! que difíciles son tus caminos... que incomprensibles a mi corazón...

Petonets i abraçades... Ingrid
Deja volar los sueños y que ellos te traigan amor, días de colores, noches de estrellas...

Ingrid U.J. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.