miércoles, octubre 13, 2010

Del Perdón…



¿Me perdonas?
Te pido perdón
Perdóname
Perdón…

¿Cuántas maneras hay para conjugar el verbo perdonar?
¿Cuántas formas hay para conjugar libertad, gozo, mansedumbre
cancelación de deudas...
...paz?

¿Cuánto o cuán difícil es perdonar?

La distancia existente entre el perdón y el rencor es tan corta o tan larga
como le permitamos echar raíces a la amargura en nuestra existencia
tan larga como sentarnos a revolver la miseria misma de nuestra vida
la negrura de nuestra alma y nuestros errores sin querer mirar la realidad
tan larga y tan profunda como recordar el daño que hemos recibido
una y otra y otra y otra y otra vez, sin cesar y sin parar
sin pensar en el daño que hemos provocado aún sin querer

No perdonar y no pedir perdón es señal de soberbia en nuestra vida
es orgullo con nombre propio haciendo de nuestra vida prisiones
y de nuestro andar tortura permanente que nos hace sólo ver atrás
empañando los momentos gratos, enmoheciéndolos con suciedad.

A falta de perdón, la sabiduría retrasa su llegada a nuestra vida
A falta de perdón, vamos intentando volar con alas rotas nuestros cielos
A falta de perdón, las cadenas siguen atando nuestras vidas
A falta de perdón, cerramos la puerta a la luz, al amor, a la plena existencia
A falta de perdón, los verdugos de nuestra iniquidad nos torturan sin cesar
A falta de perdón, a falta de perdón…

…dejamos de lado la oportunidad de reconstruir, de edificar, de conciliar y reconciliar

… andamos con la herida abierta, llorando silencios, negándonos a amar.

El amor se queda sentado a esperar darle paso a rendirnos, a arrepentirnos, a cambiar la dirección
para reconocer, renacer, y abrazarlo
para poder abrir las alas restauradas…
…y volar, amando en libertad.

¿Y tú?
¿Y yo?
¿Y nosotros?
¿Y ellos?
¿Dónde estoy?
¿Dónde estás?
¿Dónde estamos?
¿Dónde están?

“El mundo dio una vuelta y otra vez, sentados mirándonos los pies
la tierra seguirá girando más, tal vez nos cansaremos de juzgar”

5 comentarios:

Ingrid U.J. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
MaLena Ezcurra dijo...

Escribir así!


Qué suerte que regresaste a acariciarnos con tus palabras, hermana de bohemia. :)


Te abrazo con emoción.


M.

Maria Varu dijo...

el perdón! ese instante en que todo se viste de luz
ese momento inesperado, surgido, nacido del alma sumida en la tristeza...
inexplicable es el perdón y una grandeza del hombre que es empujado a vivirlo

petonets i abraçades Ingrid

Igna dijo...

El perdón debe ser el olvido, el rencor se contiene, las emociones también, pero el olvido amiga, cuando eso se produce, hablamos de perdón, también hablamos de perdón cuando nuestra fuerza es más grande que el rencor.

Besos siempre-

Ingrid U.J. dijo...

Perdón vs. olvido...

...yo no creo que si el rencor se contiene, hay perdón...

...Hay perdón cuando se puede cancelar una deuda, ahí es cuando la fuerza es más grande... si el rencor se contiene entonces no hay olvido.... olvidar es cuando recordar ya no duele.

Si se retiene el rencor, entonces no hay restauración, sólo control y controlar es no tener libertad...
se tiene dominio propio para recordar, paradójicamente, que se ha cancelado la deuda y así, seguir adelante, el dolor se fue, quedó atrás...