jueves, febrero 25, 2010

Ha sido tanto...


I.
Al tiempo mucho ha sido sanado en el corazón
han quedado luchas, victorias y derrotas
experiencias, aprendizajes en la vida.

Ha quedado la nostalgia de los buenos tiempos
del enamoramiento, del amor y la entrega
el rastro de los besos y caricias del ayer.

Ha quedado en la nostalgia el recuerdo
el contexto y sentimiento del amor
de sentir y amar - amando.

II.
Me doy cuenta cuánto me sabes
cuánto me adivinas, cuánto me conoces
y así, ¿no me sabes vida mía?
no me adivinas ni del todo me conoces.

¿Qué tanto, qué cuanto?

¿Hasta qué o hasta dónde me falta, me faltó (y me falto)
por conocer...?

...(te).

III.

Hay tanto que decir y de qué hablar
que las palabras no sirven del todo en el decir
faltan los ojos, la cercanía, lo que habla el cuerpo
las expresiones, los ademanes, los gestos

Falta todo aquello que habla en silencio
aquello que aunque se quiera ocultar
dice de más, sale a la luz
y está por demás intentar acallar.

IIIa.
Tanto tiempo...

...tanto tiempo anhele esas palabras,
con fervor, con esperanza
con paciencia, con nostalgia
con olvido.

IV.
Que yo no soy mujer de hoy, de rato
que yo no soy mujer de ayer,
que simplemente soy lo que soy
no me rindo a unos brazos
ni me entrego en el lecho
ni fundo mis labios
si no es por, con amor.

Que las lisonjas no me quebrantan la prudencia
ni erigen quimeras en mi corazón.

V.
Están mis ojos que sin tí, se quedan viendo
tus letras de hoy, tus palabras al viento.

Está tu voz en silencio, impredecible y ausente
dando ecos en el sin sentido de la razón...

...en el letargo de un espacio sin tiempo.

VI.
Cerrando los ojos en tus propios anhelos
no te das cuenta, no puedes, no quieres ver
que no eran sólo caricias y besos, pasión
era amor verdadero, era amor.

VII.
Son las palabras no dichas
y de todas ellas, sólo dos, sólo dos
o tres, a la postre sólo una
depende de la ocupación del verbo
y de su conjugación.

Quería que conjugaras conmigo
libertad, gozo, mansedumbre
cancelación de deudas...

...paz.

¿Conjugarás?

VIII.
En tanto a lo anterior...

Después de conjugar la libertad
¿quién puede predecir lo que habrá de pasar mañana?
pero sin el verbo que te da la libertad
entonces nada...

...ni pasión, ni vida
ni entrega, ni amar
más nada.

IX.

Que yo no soy mujer de hoy, de rato
que yo no soy mujer de ayer,
que simplemente soy lo que soy
no me rindo a unos brazos
ni me entrego en el lecho
ni fundo mis labios
si no es por amor...

...aguardando y en silencio
sueño devolver cada color al cielo
busco volver, renacer y volar
abriendo las alas al viento.


"Hay instantes en la vida que cuando se evocan, no cambian
invariablemente parecen eternos...

...se saben, se sienten, se reconocen eternos
nos acompañan siempre."

4 comentarios:

Ignacio dijo...

Al tiempo y con el tiempo, maduramos nos hacemos fuertes, aunque de tanto en tanto caigamos en la debilidad humana en la nostalgia suele quedar la mejor parte de nosotros mismos, tanto nos falta por conocernos a nosotros mismos, que medir el tiempo resulta un imposible, puede hablarse con la mirada, puede hablarse en el silencio, hablar uniendo palabras en silencio, uniendo cuerpos, es la mejor forma que tienen las palabras de hablar en silencio, hay tanto por decir y a tiempo, que el tiempo resbala entre lagrimales.
No ser mujer de un rato, eso queda para los amigos, para quien todo se comparte, se ha de ser mujer completa, que todo el tiempo llene y plena de sabiduría se actúe en consecuencia, de los espacios que nunca han sido, el tiempo jamás llene, a no ser en fantasías que nos alimenten el alma, conjugo paz y me sale en paz, conjugo verbo y me sale en paz, con la preposición dispuesta a transformarse, por la paz.

Si yo pudiera conjugar el verbo libertad, (cosa que nunca podré) nacemos esclavos, atados a un cordón, y atados morimos a nuestros pensamientos,
por eso hay sueños en la vida que cuando los evocamos nos parecen eternos, conjugar el verbo bien hecho, se me queda corto, cuando te pones a componer, con la profundidad caracterizada.

Besos Ingrid.

EDUARDO CAVIERES dijo...

Ingrid, por fin logro retornar al mundo del blog y es gratificante poder pasar por este tipo de sitios en donde logro admirar este tatento que dificilmente podre cultivar y que veo naturalmente en tí y además poder ver en estas líneas grandes verdades, grandes vivencias y emociones de las cuales no me queda mas que admirar y humedecer los ojos frente a la emoción que me generan.

Cuidate, abrazos y éxito, Eduardo Cavieres.

Anónimo dijo...

gracias por tus poemas y tu tiempo.
hay cosas que solo se entienden con simpleza, hay mentiras que son verdades, hay veces que el odio es amor, y hay veces que adivinar te da una verdad falsa.
hay veces que el amor lo haces tu.
a mi guitarra le faltas tu.
con el cariño de siempre y para siempre querida ingrid.

Ingrid U.J. dijo...

De nada...

________________

De Igna....

http://nachodenoche.blogspot.com/2010/10/de-palabras-al-aire.html

Buenísimo....

¡Gracias Igna!

¿Acaso adivinas???

Molts Petonets..