martes, mayo 18, 2010

Nunca Cambiaría Lo Que Hoy Siento...


Se ha caído esa luna que llevaba
colgada la ilusión, quimera de hace tiempo;
se ha borrado de mi cielo de estrellas
la constelación que llevaba tu nombre
atado a mis noches...

A punta de látigo de ardor hiriente
la ira cortante y rapaz de tu lengua
se llevó la nostalgia arraigada
dispersándose en el trago silente
y amargo de tus palabras...

Creí que te llevaría tatuado en el alma
hasta el silencio de los días
hasta el último suspiro de agonía
hasta el más íntimo rincón
donde el corazón se sienta y clama...

Una a una te has llevado contigo
a golpes, cada una de tus caricias
todo resquicio de humedad se ha secado
al tiempo, el viento lo ha barrido todo
el último beso, residuo de tus cenizas...

...la tentación de tenerte una vez más.

Te digo adiós
como al momento más oscuro de la noche...

Te digo adiós
y esta vez no hay lágrimas ni pesadumbre...

Te digo adiós
como se despide gratamente el instante de desamor
que nunca más volverá a ser carga ni pesar...

Te digo adiós
como al fruto que cae maduro desde el cerezo
abriéndole paso al nuevo brote...

Te digo adiós
desde mi corazón gozoso que a voz en cuello clama
agradeciendo en canto a Dios de nuevo al alba...

...amanece
…y yo florezco.





5 comentarios:

Ignacio dijo...

Llega un momento en la vida, llega siempre un momento en nuestra madurez, que la decisión acierta, aún a sabiendas que un tiempo nos martirizará con recuerdos, aún así se antepone siempre la alegría que cada día amanece con un canto, con ilusiones nuevas y renovadas, y el pasado sólo es eso, un trago en ocasiones amargo para olvidar.
Yo me alegro intensamente de que florezcas cada día renovada, la vida nos brinda esa oportunidad y no hay que desperdiciarla, no es más fuerte quien más se cae, si no el que más veces se levanta.

Besos Ingrid.

Ingrid U.J. dijo...

Gracias querido Igna!

Celebremos el florecimiento, llenándonos de poemas, de vida, de aliento de vida, de vientos de perdón, de paz...

...y libertad.

Mil besos y sonrisas sin silencios.

Maria Varu dijo...

... y que bonito es florecer cuando se hace con la calma y la paz de un amanecer...

los adioses son siempre tristes, o quizás no? pero cuando a pesar de los pesares la mirada se levanta hacia el horizonte y vemos tímidamente el alba... es que Dios nos brindó el gozo de vivir un nuevo amanecer

gracias por tus palabras Ingrid, me sentí muy feliz en cada una de tus letras...

petonets i abraçades

MaLena Ezcurra dijo...

Se me llenaron los ojos de agua, me invadió la nostalgia , la belleza.


Qué suerte Ingrid, querida compañera de maravillas, que estemos nuevamente unidas.


Te quiero y florezco.



MaLena.

Paco Merlo Ansin dijo...

Hola!! Ya sabrás que sigo tu blog y seguramente el mio te interese. Disfruto y aprendo mucho con tu ingenio, tu manera de ver la vida, de vivirla, tu arte ... y de lo que nos transmites. Yo humildemente intento aportar lo que pueda, te regalo mis flores, te dejo paraguas, comparto contigo mi gente (compañeros de trabajo, familia,mis mascotas, mis vecinos, también mis vecinas!) y quizas estes esperando a que publique más fotos. En esto último mi cabeza divaga, duda y parece que nunca me voy a decidir... Y tú esperando ...